Preocupados por el ‪empleo del futuro, ¿tenemos en cuenta el desempleo del presente?

En diferentes y múltiples foros profesionales se evidencia una temática central: la preocupación por el ‪empleo del futuro. Pero sin tener en cuenta -tal vez- el desempleo del presente.

¿Será que desde el campo de los recursos y capital humano, la empleabilidad y la gestión de organizaciones, se patea la bola hacia adelante por no ser capaces de encontrar una solución para el problema de hoy?

En algunos casos la respuesta se configura en modo coaching positivista: imagina qué empleo quieres y lo obtendrás. Una apelación al voluntarismo que choca contra una realidad muchas veces cruel, que condena a quien está sin empleo a un viaje a través del desierto mientras repite sin cesar “por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa” ya que ha sido -parece- incapaz de desear con la suficiente intensidad el empleo o actividad de sus sueños.

Por otra parte, el desempleo joven es un tema al que se recurre con cierta continuidad en el análisis. Políticamente correcto, aunque no tan exacto si miramos el contexto total.

La problemática del empleo joven o primer empleo no sólo involucra el mercado laboral. La falta de formación adecuada también juega, alimentada por un contexto social que hace del pensamiento mágico el pan de cada día, que deja de lado el mérito y la formación, bajo la figura del éxito fácil.

Si miramos con más detalle, deberíamos diferenciar claramente el acceso al primer empleo y el joven que ya ha tenido empleo con continuidad y hoy no lo tiene.

Pero el mercado laboral no sólo es un problema de millennials. Los generación X y baby boomers son también víctimas de un sistema que mide el talento y la capacidad con etiqueta de vencimiento: consumir preferiblemente antes de los 45 años.

Y este es un dato dramático: la mayor parte de estas generaciones X y baby boomers tienen a su cargo millennials y responsabilidad sobre éstos, alimentando un fenómeno conocido como “demora en abandonar el nido” que hoy es moneda corriente -¿casualmente?- en los entornos con crisis de empleo. Y los ingresos de estas generaciones por lo general -cuando tienen empleo- son suficientes para sostener el núcleo familiar. Algo que, en raras ocasiones, puede hacerse con la remuneración del “empleo joven“. Podemos entonces ir más allá y medir más que el volumen nominal de parados de uno y otro segmento, para profundizar en el impacto económico y social que una y otra cifra producen.

De este modo, sub 25 y +45 sufren del mismo mal, pero por diferentes motivos. Y a los que están en el medio (el “ideal” 25 / 40) la presión de los extremos condiciona su acción, aceptando lo que viene y cómo viene porque “afuera hace mucho frío”.

Web

Finalmente: hablar de recursos humanos y el futuro del empleo es importante y necesario. Pero por sí solo no genera empleo ni soluciones en el presente, y mucho menos si esas palabras no están acompañadas de un “cómo” resolver el problema. Sin pensamiento mágico, con propuestas concretas. 

Si bien lo importante no debe estar condicionado por lo urgente, en este caso lo urgente involucra a personas que ya no pueden esperar. Y que necesitan mucho más que palabras y fórmulas de vida, necesitan poner su talento en el mercado laboral para alcanzar un objetivo concreto: casa, comida, educación y salud.

Claro está que la auto-realización es un valor fundamental para la vida. Pero para alcanzarla es condición mínima satisfacer los derechos humanos básicos. Es muy difícil pensar estratégicamente acerca del futuro si tienes el estómago vacío y un cédula de desahucio sobre tu cabeza.

Así -tal vez- llegue el tiempo en el que tengamos un poco menos de “tú puedes” y más acción transformadora.

 

Nota: un dato positivo. El informe de la tasa de paro en España (tercer trimestre 2017) ha mejorado nuevamente situándose en 16,38%, un porcentaje desconocido desde 2008. (Fuente: El País / Economía)

Image by Freepik

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s