Ideología y diseño

Leemos y escuchamos en muchas oportunidades que estamos en la era del fin de las ideologías.

Aunque para ser más precisos, esta definición surge como correlato de la tesis enunciada por Francis Fukuyama en 1989 acerca de “El fin de la historia” cuando, frente al desmoronamiento de los regímenes que representaban en Europa del Este lo que él denominaba “socialismo real”, se proyectaba el triunfo de la cultura occidental de consumo. La idea central -a su juicio- del pensamiento occidental.

Sin embargo, establecer que la dinámica de los tiempos condena a las ideologías a un destino incierto, puede sonar algo grandilocuente y, por qué no, inexacto.

Si entendemos a la ideología como un conjunto de pensamientos que caracterizan a una persona o a un grupo humano, que son emergentes de las ideas que estos grupos configuran y que buscan proyectarse como un elemento transformador, podríamos afirmar que inluso como nunca antes estamos en la era de oro de las ideologías. Y su difusión, a través del océano digital, ha crecido en forma exponencial si la comparamos con 1989 cuando Fukuyama enunció su teoría.

REVDESIGN

En 1998 -si, hace 20 años- conversaba con Norberto Chaves en Buenos Aires sobre diferentes temas de diseño que estarían incluidos en un libro -junto a las reflexiones de otros grandes nombres de la profesión- sobre pensamiento de diseño, libro que finalmente nunca llegué a editar.

Uno de los temas surgidos de esa conversación fue, justamente, la relación entre ideología y diseño. O para decirlo más exactamente, la posible existencia de una “teoría e ideología del diseño”. Aquí comparto un fragmento de ese diálogo:

Norberto Chaves- El ejemplo concreto de este género literario -digamos- sería “reflexión sobre la cotidianeidad”, en este caso vinculado con los hechos del diseño. Y a través de esa reflexión sobre la cotidianidad aparece a veces muy explícita y a veces de manera latente una “Teoría del Diseño”.

Marcelo Ghio- La otra cuestión es pensar si podemos decir que el diseño tiene una ideología…

NC- Este es un punto clave; ¿quién es el diseño para tener una ideología? ¿qué es el diseño para tener una ideología?. Me pregunto: ¿la talabartería tiene una ideología? ¿cómo una práctica puede tener una ideología?. Los actores de esa práctica la tienen, y los actores son plurales. Hay excelentes diseñadores de derecha, como Mies Van Der Rohe; y los hay también de izquierda…

MG- Haciendo un juego de relaciones, el libro “Ideología y Metodología del Diseño” de Jordi Llovet debería llamarse “Ideología de los diseñadores y metodología para la práctica del diseño”. Haciendo referencia además a los autores intervinientes como sujetos transmisores de ideología.

NC- Hay tantas ideologías del diseño en tanto es una práctica de configuración de objetos de uso social. Contiene tanta ideología como le inyecte el usuario, en principio, porque el objeto del diseño está en el uso social…

MG- El usuario hace al diseño…

NC- Y luego está la ideología del diseñador y del productor. Porque hablamos del diseñador, pero el producto de diseño es el resultado de la sinergia entre varios actores, de los cuales el diseñador es sólo uno. El diseñador trabaja para un cliente, el cliente aporta ideología al bajar un brief, y una interpretación de una necesidad social que nunca es la transparente lectura objetiva, sino el punto de distorsión necesaria que introduce el actor. El actor es una empresa de productos electrodomésticos, un periódico o lo que sea. Es decir, que ese es el punto de vista que interviene. Un tema que es muy interesante, es esta especie de concepción animista que hay dentro de la profesión, que le atribuye al diseño vida propia, como un ser que piensa. Y que los practicantes de ese ser somos como una especie de vestales que ejercen y transmiten el pensamiento del oráculo.

MG- Un Dios Todopoderoso que dictamina reglas y leyes a cumplir, prometiendo castigo a aquellos que las transgredan.

NC- El diseñador es en ese sentido un medium del demiurgo éste que es el diseño, que configura la forma de lo real a través de una concepción mística que tiene… ¡es de una superchería ideológica francamente insostenible!.

Algunas veces atribuimos a las profesiones características que parecen configurar un biotipo profesional. Cuando en realidad la visión -y la ideología- de quienes conforman la profesión es la verdadera esencia de un colectivo que se reúne a partir de una serie de ideas centrales compartidas, para proponer al resto de la sociedad un núcleo de ideas transformadoras.

Una forma de ideología que, a diferencia de las estructuras monolíticas del pensamiento tradicional, se presenta dinámica y cambiante.

Como las personas que le dan vida y sentido.

Image by Freepik

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s