Seis pasos y una dirección para que una marca ingrese al terreno digital sin (muchos) tropiezos

Si quieres desarrollar una estrategia de branding en el ecosistema digital, te propongo seis aspectos básicos a considerar y una dirección a seguir. No se trata de una fórmula mágica para alcanzar el éxito, son sólo pequeños tips a tener en cuenta para comenzar con el pie derecho y evitar cometer errores perfectamente evitables que pongan en riesgo una gestión de marca eficiente y así alcanzar los objetivos esperados.

1- Las personas tienen en el campo digital un enorme poder.

A estas alturas y con este nivel de evolución de nuestro entorno digital, es casi una verdad de Perogrullo que una marca debe tener una clara presencia digital. De hecho la tiene aunque no la gestione estratégicamente (si no me crees, googléate). Pero debe gestionarse eficientemente ya que como nunca antes las personas “de a pie” son significativamente influyentes en la red. Y cada error se paga muy caro.

La voz de las audiencias hoy más que nunca tiene un peso significativo en la construcción de una reputación saludable.

2- La red digital abre a nuestra marca un escenario mucho más amplio que su mercado directo.

Si bien puede considerarse que el mercado objetivo o las audiencias están acotadas al entorno inmediato de la marca, su presencia en las redes amplía y potencia (para bien o para mal) cada mensaje. Alcanzando de este modo una audiencia mayor no necesariamente prevista y al mismo tiempo ¿por qué no? rentable.

El océano digital borra fronteras en lo que refiere al posicionamiento y conocimiento de una marca, ofreciendo una oportunidad de oro para comenzar a tener presencia en nuevos mercados incluso antes de trazar una estrategia comercial que sostenga el desembarco. Hoy pueden conocerte mucho antes de llegar, lo que puede familiarizar la oferta aún sin que ésta esté disponible en esos mercados.

 3- La promesa de marca debe ser cumplida del mismo modo en OFF y en ON.

Coherencia, consistencia y transparencia para mantener los valores centrales de la marca. Puedes cambiar el estilo de la comunicación de acuerdo al contexto en que se desarrolle, pero nunca los valores que la sostienen. Dicho de una manera más sencilla: puedes usar ropa distinta de acuerdo a cada circunstancia (protocolo, cultura social, clima…), pero nunca debes dejar de ser tú.

Marca es la promesa de una experiencia única y su cumplimiento es lo que la sostiene en cualquier circunstancia en la que su presencia se manifieste.

 4- La virtualidad crea entre clientes y empresas una barrera impersonal: hay que “humanizar” el vínculo.

Frente a lo impersonal del vínculo virtual (aunque ofrezca la ilusión de cercanía) la estrategia digital debe contemplar acciones y “touch points” que humanicen la relación. Y si, a veces deberá salir al OFF para “desvirtualizarse” (experiencia). Recuerda, mientras sigamos teniendo un cuerpo y un entorno físico, seguiremos siendo “offline”.

Apelar a las emociones es un camino recomendable para facilitar la humanización del vínculo, ya que son componentes esenciales de nuestra condición humana y nos permiten reconocernos como parte de un colectivo social que nos contiene e integra.

5- Analizar qué canales digitales utilizar y cuáles se adecuan mejor a las necesidades de la marca. Y cuáles estamos en condiciones de administrar.

– ¿Mi marca debe estar en internet?

– Por supuesto

– Vamos entonces…

– Espera, ¿está realmente preparada?

Una marca debe estar “oficialmente” en el contexto digital cuando esté lista para administrar su presencia. Y para esto deben elegirse las plataformas digitales adecuadas a su oferta, sus audiencias y su actividad. Porque peor que no estar, es estar en forma inadecuada.

Recuerda: estar en todo es estar en nada.

6- Clarificar la oferta para determinar cuál es su fuente de valor.

Si una marca no clarifica su oferta, no puede establecer su fuente de valor ¿qué ofrece que pueda resultar de interés a sus audiencias? ¿es relevante? ¿es diferente? ¿resuelve alguna necesidad? ¿cuál es su core business?

Determinar su fuente de valor le permite definir un plan estratégico adecuado, y comprender su razón de ser ayuda a clarificar su posicionamiento.

 

Un posible camino a transitar.

No existe una dirección única, ésta depende de cada circunstancia, empresa, tipo de oferta, sistema de valores y enfoque que la marca expone y propone. Sin embargo un punto de partida recomendable es el de intentar construir un círculo virtuoso entre la marca y sus diferentes audiencias.

Se trata de construir progresivamente un vínculo duradero a través de un diálogo continuo con las audiencias para consolidar un círculo virtuoso de confianza y afectividad. Lo que finalmente proporcionará rentabilidad sostenida.

Porque:

si te quieren, te creen

si te creen, confían

si confían, te compran

Si te compran y no defraudas, te vuelven a compran

Y te seguirán queriendo, creyendo, confiando y comprando.  Lo que garantizará una presencia sostenible en el mercado.

CIRCULOVIRTUOSO.jpg

 

Imagen destacada by Freepik <a href=’https://www.freepik.es/vector-gratis/fondo-de-marketing-azul-moderno_1543209.htm’>Vector de Fondo creado por freepik</a>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s